PLAN BONAERENSE PARA TERMINAR LA SECUNDARIA

Moratoria educativa para 200 mil alumnos que dejaron la escuela

Es para mayores de 18 años que deban materias para terminar el secundario.
Habrá cursos no obligatorios de ocho semanas por materia que darán 8.000
profesores. Arranca en setiembre y podrán anotarse hasta la primera semana.
Por: Fabián Debesa
Volver a las aulas, desempolvar viejos manuales y retomar las prácticas
estudiantiles resultan tareas tediosas para quienes abandonaron la educación
formal en la etapa secundaria. Por eso, la Provincia pondrá en marcha en
setiembre una “moratoria” educativa para que más de 200 mil jóvenes
que adeudan materias o no terminaron el nivel puedan rendir los contenidos y
acceder al título de bachiller.

El Plan de Terminalidad abrirá la inscripción el 18 de agosto y esta vez
será más abarcativo: podrán anotarse adultos mayores de 18 años que adeuden
asignaturas de quinto año y también aquellos que dejaron de estudiar en tramos
anteriores y nunca más volvieron.

La deserción en el nivel medio es la más alta del sistema: en 2007, hubo 114
mil jóvenes que se anotaron para la secundaria básica y el Polimodal, pero no
terminaron el año escolar. Representan el 8,9% del total de casi 1.300.000
chicos que en Buenos Aires asisten a escuelas públicas o privadas.

Además, existe un alto número de estudiantes que cumplen el calendario
escolar, pero se quedan sin la “cartulina”. Sólo en los secundarios
de Lanús y Avellaneda se registran 40.000 materias no rendidas por alumnos que
egresaron entre 2001 y 2007. El 30% “debe” Matemáticas. Lengua y
Literatura, el 15%; inglés el 10% y el resto de las asignaturas completan el
45% de las adeudadas.

“Son jóvenes que por cuestiones laborales o problemas de aprendizaje no
completan la educación media. La acreditación de título en los adultos es un
sentimiento de autovaloración que les permite sentirse útiles a la
sociedad”, explicó a Clarín el director de Educación provincial, Mario
Oporto.

Para facilitar ese acceso, la Dirección de Escuelas bonaerense habilitará 700
establecimientos en toda la provincia que dictarán cursos y tutorías con 8.000
docentes de todas las materias. La iniciativa llegará a todo el territorio:
habrá por lo menos una escuela en cada uno de los 134 distritos. Y en los
municipios más poblados se dispondrán hasta 50 escuelas con horarios
especiales para clases de apoyo, como en La Matanza.

Según explicaron en el Ministerio, Lomas de Zamora tendrá 23 sedes; Quilmes,
18; San Martín 20; La Plata, 24; Mar del Plata 15; Bahía Blanca 14 y Moreno
19. En los próximos días se difundirán las sedes, direcciones y teléfonos de
esos centros educativos en la página de la cartera educativa http://www.abc.gov.ar .
Tendrán tiempo para registrarse hasta la primera semana de setiembre. Los
requisitos son mínimos. Los interesados deberán llevar fotocopia de las dos
primeras páginas del DNI, el certificado analítico incompleto expedido por la
escuela de origen, la constancia de la materia o espacio curricular que adeuda,
el año al que pertenece la asignatura y plan de estudio del que forma parte.
Podrán anotarse quienes estudiaron en otras provincias.

Por materia adeudada habrá cursos de ocho semanas, con tres horas de clases
semanales que se dictarán a la tarde o los sábados. La asistencia no será
obligatoria porque los profesores actuarán también como “tutores” o
asistentes. Los docentes guiarán el aprendizaje y luego integrarán las mesas
examinadoras. “El objetivo académico y la exigencia será igual para
todos. No queremos entregar títulos sin que hayan incorporados los
saberes”, explicó Oporto.

El sistema educativo bonaerense tiene un área de educación para adultos. Son
744 colegios nocturnos a los que asisten 142 mil personas. “La diferencia
es que el “nocturno” es demasiado rígido. Exige casi 4 horas diarias
todo el año. Este programa será más flexible”, aclararon los
funcionarios.

El gobierno tiene previsto invertir $ 10 millones para esta etapa del plan. Se
utilizará para la compra de material didáctico e insumos, para el pago de
docentes (tres o cuatro horas semanales adicionales a profesores en actividad) y
para mantener el funcionamiento de los edificios escolares. Son fondos que
provienen del Ministerio de Educación de la Nación y del presupuesto propio de
Provincia.

En Buenos Aires no es inédita la experiencia. Desde 2003 existen programas
para que los mayores puedan rendir materias de 5° año. La novedad es la
incorporación de los “desertores” de años anteriores. Para ellos,
los cursos y la ayuda docente comenzará en marzo de 2009. Y habrá planes
“a medida” para completar los estudios. “Los jóvenes podrán
programar la finalización del nivel medio de acuerdo con sus necesidades: en
uno o dos años”, dijo Oporto.

Cifras
114 mil

Son los alumnos que en 2007 abandonaron la secundaria en Buenos Aires.

1,3

Millones de alumnos asisten al nivel secundario de la Provincia.

18.900

Son las escuelas primarias y secundarias en todo el territorio bonaerense.

265 mil

Son los docentes del sistema educativo bonaerense, el más grande del país.

De alcance nacional

Desde 2004, el Ministerio de Educación de la Nación mantiene el Programa
Nacional de Inclusión Educativa (PNIE). Dentro de él hay tres planes
específicos que abarcan a todo el país y que permitieron la reinserción de
unos 110.000 estudiantes en el nivel medio. Además, alrededor de 7.400 escuelas
recibieron subsidios por alrededor de $ 3 millones para llevar adelante estos
proyectos. Uno es “Volver a la Escuela”, para chicos de seis a 14
años que habían abandonado la escolaridad obligatoria determinada por la
anterior Ley Federal de Educación. También está vigente el “Todos a
Estudiar”, para pibes de 11 a 18 años, que hayan desertado o nunca hayan
ingresado al sistema escolar. Ese proyecto incluye el otorgamiento de becas y
subsidios. También está el PNIE destinado al sector rural, para los alumnos de
escuelas de zonas aisladas con sobreedad muy avanzada.

Puertas abiertas
Victoria Tatti

En el país, la mitad de los alumnos que ingresa a la secundaria abandona los
estudios antes de recibir el diploma. En una reciente conferencia de prensa, al
ser consultado sobre dónde estaban esos chicos, el ministro de Educación, Juan
Carlos Tedesco, respondió: “En la calle, trabajando…Los queremos de
vuelta”. La reforma y mejora del nivel medio es una de las mayores
preocupaciones de las autoridades educativas. Bienvenidas todas las puertas que
se abran.

Testimonios

“Abandoné porque debí salir a trabajar”

Un argumento recurrente en historias de abandono escolar. Ana Laura Romero (19)
fue hasta 2006 una alumna sin dificultades para estudiar y con aspiraciones al
título secundario. Pero al terminar 4° año la necesidad económica la llevó
a postergar sin fecha ese sueño. Dejó atrás Orán -en su Salta natal- y se
mudó a La Plata con la urgencia de conseguir trabajo cerca de la casa de su
papá. “Me sentí muy mal porque siempre quise estudiar, pero no tuve
opción”, explicó ayer a Clarín, quien en 2009 intentará terminar las
materias que le quedaron pendientes. Según Ana Laura, la experiencia laboral le
enseñó que “acceder a un trabajo digno es imposible sin el secundario
completo”. Nunca descartó retomar los estudios e incluso entrar a la
universidad. Por eso, en su tiempo libre, estudió Inglés y Computación. Ana
Laura asegura que el próximo 18 de agosto será “una de las primeras en la
fila” para anotarse en el plan de terminalidad secundaria. “Será un
paso muy importante. Después quisiera seguir Medicina o estudiar para maestra
jardinera”. Frente a este desafío confía en que las autoridades
ofrecerán “horarios amplios” para los cursos: “La mayoría de
los postulantes trabaja y ese será un mayor incentivo”.

Monica Galmarini. LA PLATA.

“Sin el secundario no hay futuro posible”

Para Nilda Beatriz Caro (48) la perseverancia es una de sus especialidades. En
1989 terminó de cursar el 5° año del secundario pero no pudo obtener el
título por adeudar dos materias.

Después vinieron los hijos y el trabajo afuera de su casa para ayudar a la
economía familiar. Ahora está segura que antes de diciembre recibirá el
diploma tan ansiado.

“Es una aspiración personal, una deuda pendiente con la que pienso
cumplir”, les prometió hace poco a sus cinco hijos. En dos semanas se
inscribirá para preparar y rendir Matemáticas. Vive en Arturo Seguí, un
barrio al noroeste de la La Plata. Trabaja en tareas de limpieza en oficinas
públicas y está animada con la idea de terminar el secundario. En 2007 hubo un
intento. Con mucho esfuerzo aprobó una de las asignaturas que debía. Pero
entonces no había muchos centros para estudiar y le resultó muy difícil
cumplir. “Para nosotros es muy importante, pero los jóvenes que no
terminaron deben entender que en cualquier trabajo, hasta para limpiar pisos, el
secundario es un requisito. Si no, no tienen futuro”, dijo. Ella tiene el
apoyo de su familia y la apuesta es seguir la universidad. “Mi sueño es
entrar en Derecho. Aunque termine a los 60 años voy a insistir y mis hijos
están muy felices”.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s